Bienvenid@s

Bienvenid@s

Desde el Alma les doy la Bienvenida...!

Es mi deseo que sientan comodidad, calidez y felicidad compartiendo "Desde El Alma" , sin discriminaciones de credos, razas y tanto más ...volcando con cariño lo que cada uno siente, sabe y desea aportar...con mucho respeto, humildad, humanidad, sin competitividad, en paz y con amor...!!

Deseo aclarar que todo lo que leerán en "Desde El Alma"- desde mi- poemas, reflexiones y tanto más ... son de mi autoría, ya que están registrados en la Dirección General Del Derecho De Autor .

En caso de subir material de distintos Escritores- Poetas, artístas Plásticos y otros ... se hará constar el nombre del Autor correspondiente.

"Desde el Alma" es creación de la escritora Lilian Beatriz Epstein Gel quien no acepto el plagio...
Los Derechos de unos terminan cuando comienzan los Derechos de los otros... el respeto es la base de la lealtad, de la cordialidad, de la unión.

Esta línea de conducta es condición irrevocable para ser integrante en... "Desde el Alma"

"Respetar para ser respetado"

"Valorar para ser valorado"

"Ser y dejar ser"


Queridos amigos y amigas...

BIENVENIDO@S ...

siéntanse en su casa...!!


Gracias mil por ser y estar
Denme sus manos ...tomen las mías...!!

Besos y sonrisas muy azules
Lilian


------------------------------




Poemas de mi autoría narrados por el poeta Carles Gova desde Guatemala











Gracias mil amigo...!


miércoles, 26 de enero de 2011

"Adolescentes Mayores"














 
 
Nacemos, crecemos, conocemos el amor que consideramos…el amor para toda la vida,
luego llegan los brotesde nuestro amor… maravillosos hijos… nuestro hogar esta completo
y reboza de felicidad.
Los hijos crecen y nos van regalando dulces y esperados nietitos.
Nos quedamos solos…pero no tan solos ya que – aunque cada uno haya formado su hogar-
participamos de sus alegrías, damos una manito cuando nos necesitan y compartimos nuestras y
sus vivencias… lo que llamo “LA FAMILIA” con mucho amor, dulzura, ternura, felicidad.
De pronto nos damos cuenta que llego el momento del disfrute de la pareja, grandes ya,
pero el amor que nos unió durante tantos años sigue intacto.
La idea es disfrutar de esa nueva etapa de la vida.
Pero algo sucede…
El amor tan preciado por uno no es el mismo que siente el otro y todo se desmorona.
Tristeza, llantos de uno y mentiras, defraudaciones del otro.
Y llega la otra etapa de la vida… hay que tomar un determinación la cual- después
de mucho tratar de aunar esa pareja, ese matrimonio que se va destrozando –
culmina en una separación, divorcio.
Y llega el momento de la soledad…esa soledad que vivimos con una gran experiencia
de alegrías y tristezas.
No queremos volver a sufrir y nos decimos: ¡nunca más…mejor sola/o que mal acompañado/a
Pasa el tiempo y la soledad nos oprime hasta que nos vamos acostumbrando a ella
y buscamos motivos para hacernos creer que nos sentimos mejor… ¡que estamos mejor!
El tiempo pasa y la soledad ya no es el problema pero si la solitud… la soledad de él o ella- según el caso.
En ese ínterin ya hemos tomado café con varias personas que nos han presentado
o – por distintos motivos-hemos conocido. Ya nos arde el estómago de tanto café y nadie nos viene bien.
Entiendo que es el miedo, la desconfianza, el no desear volver a sufrir el dolor de la desilusión,
de la infidelidad. Realmente es torturante cuando uno ama de verdad, con alma,
corazón, ser y vida
Los días, meses van pasando y tomamos conciencia de que tenemos más libertad, más independencia…
nos amigamos con la soledad pero… no con la solitud.
De pronto reflexionamos y entendemos que estamos soñando, anhelando tal cual lo sentíamos en
nuestra adolescencia.
Y sí, volvemos sentirnos adolescentes con experiencia. Personas mayores que deseamos que nos
mimen y mimar, que nos amen y amar, que nos besen y besar… deseamos sentir el calor,
el cobijo, el respaldo, la pasión,el orgullo del que nos ame y a quien amemos.
Deseamos caminar por la calle- a la vista del mundo- dejando fluir lo que sentimos el uno por el otro.
Pero…pero siempre hay un pero y la cama queda grande, las sábanas están frías,
nos sobra una almohada,el desayuno es para uno y...seguimos soñando esperanzados con que
ese hombre  o esa mujer – según el caso- llegue a nuestra vida para poder compartir
vivencias que anhelamos, soñamos fervientemente.
¡Si!, somos adolescentes mayores… ¡estamos solos y tenemos derecho a vivir sintiendo,
saboreando el amor,la ternura, la pasión y –porque no- el diálogo, la comprensión, la contención y tanto más…!
Piel, química ¿dónde estás?
¿Por qué por ser mayores no podemos disfrutar  con la experiencia que – por cierto -no nos falta  y vivir
dignamente el amor que tanto deseamos y que no lastimará a nadie?
¿Vergüenza?…mmm…personalmente no tengo vergüenza de anhelarlo y se haga realidad…
Vergüenza deben de tener los que engañan, los que con palabras bonitas, amorosas
mienten para conseguir su objetivo… ¡un momento y si te he visto no me acuerdo…!
¡Si! no tengo dudas…¡somos adolescentes mayores...debido a que no logramos tener lo que tanto
necesitamos, deseamos ,anhelamos para seguir por el camino del vivir…para sentirnos vivos y viviendo!



La adolescencia: es una etapa de la vida que se caracteriza por un continuo crecimiento


Somos mayores experimentados que queremos seguir creciendo - según mi humilde entender-  pero…
¡no en soledad, no en solitud…!
No dejemos que la vida nos pase por encima… ¡vivámosla viviéndola con dignidad!



Lilian B. Epstein – Derechos Reservados
Imagen de Internet

No hay comentarios:

Publicar un comentario

A pesar de todo...!

A pesar de todo...!
Se ha producido un error en este gadget.