Bienvenid@s

Bienvenid@s

Desde el Alma les doy la Bienvenida...!

Es mi deseo que sientan comodidad, calidez y felicidad compartiendo "Desde El Alma" , sin discriminaciones de credos, razas y tanto más ...volcando con cariño lo que cada uno siente, sabe y desea aportar...con mucho respeto, humildad, humanidad, sin competitividad, en paz y con amor...!!

Deseo aclarar que todo lo que leerán en "Desde El Alma"- desde mi- poemas, reflexiones y tanto más ... son de mi autoría, ya que están registrados en la Dirección General Del Derecho De Autor .

En caso de subir material de distintos Escritores- Poetas, artístas Plásticos y otros ... se hará constar el nombre del Autor correspondiente.

"Desde el Alma" es creación de la escritora Lilian Beatriz Epstein Gel quien no acepto el plagio...
Los Derechos de unos terminan cuando comienzan los Derechos de los otros... el respeto es la base de la lealtad, de la cordialidad, de la unión.

Esta línea de conducta es condición irrevocable para ser integrante en... "Desde el Alma"

"Respetar para ser respetado"

"Valorar para ser valorado"

"Ser y dejar ser"


Queridos amigos y amigas...

BIENVENIDO@S ...

siéntanse en su casa...!!


Gracias mil por ser y estar
Denme sus manos ...tomen las mías...!!

Besos y sonrisas muy azules
Lilian


------------------------------




Poemas de mi autoría narrados por el poeta Carles Gova desde Guatemala











Gracias mil amigo...!


martes, 25 de junio de 2013

Usted no necesita pero yo necesito



El día esta hermoso y…  después de mi caminata habitual me he sentado a tomar un cafecito con una gotita de leche en una de las mesas del café, las que se encuentran distribuidas en la vereda.
La gente pasa, va y viene, colectivos, coches… un vendedor ambulante me ofrece – para que compre – medias… le agradezco y le digo que me disculpe ya que no necesito medias por tener varias sin estrenar.
-       Si señora, discúlpeme, usted no necesita por tener pero yo necesito venderlas.  Por favor, están baratas cómpreme, mire son tres pares…
Mientras él me hablaba yo pensaba: ¡que verdad esta diciendo!
Y sí, yo no las necesito pero a él no le importa si las necesito o no, como a mi tampoco me tendría que importar si él necesita venderlas.
Me quedé mirándolo…
-       Me compra un pack?
-       Sí, te compro uno con la condición de que te sientes y te tomes un café conmigo. Es que me gustaría hablar contigo.
El muchacho, jovencito él, me miraba extrañado
-       Pero…
-       No te preocupes, es una invitación
-       Siendo así se lo acepto y agradezco…es que estoy sin nada en el estómago.
Mire mi reloj pulsera y el mismo me decía que eran las tres de la tarde. Llame al camarero y le pedí una merienda completa (café con leche, media lunas, manteca, mermelada y un vasito de jugo de naranja)
-       No señora, con un café está bien!
Le sirvieron lo pedido y su rostro como, también sus ojos, denotaban que un gran vacío se había llenado.
Mientras comía y saboreaba su café con leche, tapando su boca llena con una mano me dijo:
-       Disculpe, estoy con la boca llena y se que en estas condiciones no se debe hablar, pero no tengo mucho tiempo…debo seguir caminado para vender todas las medias. Dígame, por favor, de que quería charlar conmigo.
-       Come tranquilo, no te apures ya que cuanto más ligero lo hagas menos te llenará. Mientras tanto te voy diciendo el motivo. Sabes?, la palabra necesito, en mi caso no necesito y en el tuyo necesito…hizo un clic en mi.
-       No entiendo…
-       Te explico…Siento que si yo no necesito no tengo porque comprar, pero si otro necesita vender – como es tu caso – y yo ni otros no compramos  seguirás necesitando…
-       Uffff, usted es una filósofa.
-       No, no lo soy, solo reflexiono y me duele el haber tomado conciencia de mi razonamiento, ya que si las cosas se hicieran, se llevaran correctamente, ni tu ni nadie tendría que caminar con semejante bolso a cuestas para conseguir llevar el pan a su casa.
-       Si, tiene razón, pero como se hace de otra manera si no encuentro trabajo?, por lo menos de este modo puedo llevar la diaria a mi mujer y a mi hijito. Puedo ir a pedir pero yo quiero trabajar dignamente, no deseo que nadie me regale nada, esos que regalan le dan por un lado pero no es gratis, después los llevan en camiones a gritar, a hacer líos en las calles o plazas…usted me entiende!
-       Por supuesto
-       Salí de mi casa a las cuatro de la madrugada, no tome nada para dejarle la leche al nene y mi señora, de lo que recaudé ayer saque lo que necesitaba para pagar las medias, es que no le dan nada en consignación, más lo justo para el boleto, para poder viajar, y  dejé el resto para que mi mujercita pueda comprar algo para comer. Es una genia, con poquito hace un montón.
-       Te entiendo, realmente es muy doloroso que en un país tan productivo hayan tantas faltas. Pero no te desanimes, tenemos que seguir adelante con dignidad, no caer en ese juego sucio al que quieren impulsarnos, y haremos entre todos que esto cambie, ya verás que se logrará.
-       No sabe que bien me hacen sus palabras, siento la seguridad de que hoy vendo todas las medias…
-       Hoy, mañana, pasado y todos los días!
-       Gracias señora, muchas gracias, y ahora me voy… usted andará por aquí mañana?
-       No lo sé…
-       No, no piense mal, solamente le preguntaba porque me gustaría pasar para contarle que las vendí todas!
-       Tal vez me veas amigo, y no dudes que me haría muy feliz el saber que lo has logrado
-       Gracias por el café, las medialunas y todo, todito y…¡la charla!,  no sabe la fuerza que me ha dado
-       Hasta mañana o hasta el momento que la encuentre por aquí
Me dio la mano, en señal de saludo, mientras se levantaba de la silla y colgaba su pesado bolso, lo cruzaba entre el pecho y la espalda. Las medias que le debía abonar estaban a un costado de la mesa.
-       Oye, espera…no te he pagado las medias que te compré
-       Usted, usted no me debe nada.
-       Amigo, yo las voy a disfrutar pero toma el dinero, es tuyo y así las voy a disfrutar mucho más, este dinero tú lo necesitas
-       Y usted no?
-       También lo necesito, es verdad, pero si lo hago es porque no me va a faltar la leche para mañana. Vamos, acéptalo y muchas gracias por haberme regalado un poquito de tu tiempo. Cariños a tu señora y a tu niñito.
-       No dude que se los voy a hacer llegar pero… yo le agradezco a usted
-       Jajaja, ve y vende todas esas medias…jajaja
Se fue sonriente y desde la esquina – tres metros desde donde estaba sentada – antes de cruzar gritó:
-       Usted es de verdad o es un ángel
Riéndome lo salude con la mano en alto y se fue…
Y yo, mirando las medias en silencio me decía:
- Todos necesitamos de todos!
Yo te necesito
Tú me necesitas
Él te necesita
Nosotros nos necesitamos
Vosotros os necesitáis
Ellos te necesitan…
¡y se necesitan!


Emociones del alma
Lilian B. Epstein
Derechos de autor nº 902526

Imagen de Internet

2 comentarios:

  1. He leído tantos poemas tuyo, que ya olvidaba lo bien que narras, amiga. No me explico por qué tienes este blog abandonado!
    Vamos, amiga, que este blog requiere de tu poesía y prosa.

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  2. Gracias mil por esta caricia para el alma, amigo mío!
    Y por darme el empuje, es que el tiempo no me da, pero me lo haré!
    Besos y sonrisas muy azules
    Lilian

    ResponderEliminar

A pesar de todo...!

A pesar de todo...!
Se ha producido un error en este gadget.