Bienvenid@s

Bienvenid@s

Desde el Alma les doy la Bienvenida...!

Es mi deseo que sientan comodidad, calidez y felicidad compartiendo "Desde El Alma" , sin discriminaciones de credos, razas y tanto más ...volcando con cariño lo que cada uno siente, sabe y desea aportar...con mucho respeto, humildad, humanidad, sin competitividad, en paz y con amor...!!

Deseo aclarar que todo lo que leerán en "Desde El Alma"- desde mi- poemas, reflexiones y tanto más ... son de mi autoría, ya que están registrados en la Dirección General Del Derecho De Autor .

En caso de subir material de distintos Escritores- Poetas, artístas Plásticos y otros ... se hará constar el nombre del Autor correspondiente.

"Desde el Alma" es creación de la escritora Lilian Beatriz Epstein Gel quien no acepto el plagio...
Los Derechos de unos terminan cuando comienzan los Derechos de los otros... el respeto es la base de la lealtad, de la cordialidad, de la unión.

Esta línea de conducta es condición irrevocable para ser integrante en... "Desde el Alma"

"Respetar para ser respetado"

"Valorar para ser valorado"

"Ser y dejar ser"


Queridos amigos y amigas...

BIENVENIDO@S ...

siéntanse en su casa...!!


Gracias mil por ser y estar
Denme sus manos ...tomen las mías...!!

Besos y sonrisas muy azules
Lilian


------------------------------




Poemas de mi autoría narrados por el poeta Carles Gova desde Guatemala











Gracias mil amigo...!


viernes, 29 de noviembre de 2013

Ama a quien te ama, no a quien te ilusiona


Todo comenzó por un mensaje recibido en mi correo.
Allí leí que me querías conocer, casi lo elimino, no obstante ello algo me llevó al portal de donde venía la invitación…
No eras tú, sino los que se encargan
de hacer que la página funcione, mandan avisos que no son de las personas, en algunos casos, que mencionan. No le di importancia, y volví a lo mío.
Pero la cosa no quedó ahí, volvía a recibir mensajes de ti en mi correo a los cuales no les daba importancia, sin abrirlos los eliminaba. Hasta que un día me cansé y conteste el mensaje  desde donde me enviaban los anuncios, no recuerdo cuanto tiempo paso hasta que recibí otro más y volví a entrar, no había contestación a mi mensaje anterior pero te vi conectado y con respeto te escribí, haciéndote saber que no entendía el motivo por el cual me llegaban mensajes tuyos y al ir a leerlos no encontraba nada, en pocos segundos me contestaste. Allí pude leer que si yo no lo tomaba a mal me dejabas tu teléfono para cuando quisiese hablar contigo. Sorprendida quedé por tu pedido y mi contestación hacia ti… , algo inusual en mi, fue OK, Recuerdo que demore unos segundos, es que no me animaba, y tú me enviaste un mensaje preguntándome si estaba buscando los lentes…jajaja, realmente me pareció muy simpático e inmediatamente te llamé.
La conversación fue muy respetuosa, agradable amena, madura y…hasta diría,  con un dejo de adolescencia.
A partir de ese momento recibía tu llamado a diario y siempre con el interés de encontrarnos para conocernos y poder charlar personalmente.
La verdad es que trataba de no involucrarme ni con el pensamiento pero… algo habías hecho que en mi sucediera, te pensaba sin anhelar ni soñar nada puntual ni en particular… sólo pensaba en ti, y cuando tu voz escuchaba, del otro lado del teléfono, sentía alegría, como si te y me conocieras de toda la vida.
Y el encuentro llegó, en una tardecita muy fría de julio nos conocimos y sentimos piel, química… aunque ambos estábamos a la defensiva. Las experiencias vividas, esas huellas del pasado, esas que no queremos – ni tú ni yo – repetir estaban al acecho. También sentí que algo no me habías dicho, pero mi percepción me dijo que si, ya que no lo negabas ni aceptabas.
Pero, a pesar de ello, nada pudo nublar tan mágica velada…
El beso de despedida me dijo, en silencio,  mucho más.
Mientras subía en el ascensor a mi apartamento me decía: - cuidado, no te ilusiones, espera a mañana…
Quise borrarte de mi mente pero… cerré mis ojos y, aunque sólo estabas en mis pensamientos, en mi sentir,  ¡abrazada a ti me dormí!
Cuando desperté quise llamarte pero me contuve, el llamado debía llegar desde ti pero… ¡no llamabas!, la tristeza quería instalarse en mi cuando…
-       Hola, te llamo para decirte que estoy con mucho trabajo pero quería saber como estás
-       Bien gracias…
-       Eso me gusta, ni bien puedo vuelvo a llamarte
-       Bárbaro, besos
-       Besos para ti también
Ay, que bien me sentí, su voz me decía que no me había olvidado.
Sabía  que no debía ilusionarme pero… ¡esperaba su llamado!
Y sí, el teléfono sonó y era él…
Hablamos un largo rato y cuando nos despedimos, no porque haya sido irreverente, ni nada de eso, todo lo contrario, pero me di cuenta que mi alegría sólo era por saberme acompañada por sus palabras, ellas quebraban por unos momentos mi soledad.
¡Sí!, sus palabras acariciaban mis oídos, porque yo deseaba que fuese así.
La soledad en la que me sentía me hacía vulnerable a cualquier palabra amable, cariñosa, halagadora.
También él necesitaba decirlas por el sólo hecho de escucharme, su soledad pretendía encontrar lo que suponía lo sacaría de la confusión que lo hacía vulnerable a cualquier palabra afectuosa por la necesidad de no sentirse solo.
Después de hacer mi autocrítica - conmigo misma - de acuerdo a nuestras conversaciones lo llame y explique lo que consideraba nos estaba sucediendo…
-       Como puedes ser tan objetiva?, preguntó
-       No se si es una virtud o un defecto, pero sabes?, soy muy pensante y no deseo engañarme ni dejar que te engañes. Considero que ambos podemos continuar una hermosa amistad, no se lo que pueda suceder en el futuro, pero hoy somos  dos seres vulnerables debido a que nos sentimos atacados por la señora soledad, ni tu  ni yo estamos dispuestos a tropezar nuevamente y menos sufrir, por lo tanto considero, con todo respeto y si no lo tomas a mal, que sigamos dialogando como buenos amigos. Tú me prestas tu oído y yo te presto el mío… ¿te parece bien?
-       Me dejas helado, algo me estaba sucediendo, me sentía dudoso, asustado; no podía creer que sintiese tanto por ti  y no sabía como decírtelo. Creo que nadie pudo haberlo explicado mejor que tú!
-       Sabes?, se que personas como nosotros, las que han sufrido desilusiones, en este caso puntual… amorosas, por llamarlas de algún modo, nos encontramos a la defensiva, sabemos que el futuro es incierto pero… ya no nos tiramos a la pileta sin cerciorarnos, con anterioridad, que el agua este limpia y no demasiado fría, es por ello que , no se si me juega a favor o en contra, soy frontal sin faltarle el respeto a nadie. Y, sin que lo tomes a mal, siento que tienes en tu vivir un signo de interrogación inmenso, algo te falta cerrar
-       Te aseguro que con respecto de mi no te juega en contra, todo lo contrario. Y no dudes de que te has ganado un amigo y… sobre lo del signo de interrogación: puede ser…
-       Correcto, ese signo lo deberás cerrar en algún momento, la inseguridad es parte de él y  solamente tú podrás hacerlo amigo, mientras exista no podrás salir de esa encrucijada
-       Me has dejado sin palabras
-       No es nada del otro mundo, solamente pensé, reflexioné, tomé conciencia, asumí y te lo hice saber. También me siento muy contenta porque me hayas entendido, y aceptado ser mi amigo!
-       Me gustaría hablarte sobre lo que me sucede con, como tú lo llamas, ese signo de interrogación…
-       Cuando gustes lo charlamos, pero sabe que no seré yo la que te convenza de nada, sólo tú y nadie más que tú lo lograrás  si es que lo deseas de verdad.
-       Por supuesto que lo deseo, nos encontramos a tomar un café y te lo cuento…  ahora si puedo hablarlo contigo.
Nuestra comunicación siguió hasta que nos despedimos, no me había equivocado algo le sucedía que no lo dejaba en paz con él mismo.
Al cabo de unos días nos encontramos, charlamos mucho y seguimos manteniendo una impecable y bella amistad.

Moraleja:
La soledad entristece, las defensas caen y te vuelves vulnerable a tal extremo que puedes sentir que ese poema – el que estás leyendo - dulce, sensual, amoroso… fue escrito para ti
No dejes que nadie sea el tapón de tu soledad
No confundas el amor de pareja con el amor de amistad
Es preferible un buen amigo/a  que formar una pareja por soledad

Esta última, podría ser tu peor elección



Emociones del Alma
Lilian B. Epstein
Derecho de autor Nº 902526
Imagen de Internet

2 comentarios:

  1. Pienso que reflexionas muy bien, amiga, y lo narras con mucho gusto.

    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y viniendo de ti es un gran honor,!
      Gracias mil por dejar tu huella, mi querido amigo!
      Besos y sonrisas muy azules
      Lilian

      Eliminar

A pesar de todo...!

A pesar de todo...!
Se ha producido un error en este gadget.